Entrenamiento Fisico-Tecnico

Gráfico período cualidades físicas
Períodos Sensibles de las Cualidades Físicas
Gráfico de período de capacidades coordinativas
En esta gráfica aparecen edades adecuadas para el estímulo de determinadas cualidades técnicas: Períodos Sensibles de las Capacidades Coordinativas

Por Facundo Sánchez

 

Resumen

El desarrollo de las cualidades físico técnicas es un tema que lamentablemente muchas veces es descuidado por los preparadores físicos; o por el contrario, terminamos invadiendo terreno que tal vez sea patrimonio del DT. Por otra parte en el ámbito de las divisiones menores, varias veces tenemos la obligación de cumplir una doble función. Muchas también nos preguntamos si los juegos con pelota son de real utilidad a la hora de desarrollar en forma adecuada las capacidades aeróbicas y anaeróbicas; y si es así ¿Cuáles actividades escoger según los momentos y estadios del desarrollo? ¿En qué dimensiones? ¿Durante cuánto tiempo? ¿A qué intensidad?. Por cualquiera de los motivos antes mencionados, encontramos que un profundo conocimiento sobre la manera de manipular los juegos físico – técnico – tácticos y sus variantes, nos brindarán una herramienta fundamental a la hora de planificar nuestro trabajo.

Estímulo de las cualidades físico – técnico – tácticas por medio del juego.
Como primera medida debemos entender que cada cualidad o parcela de las cualidades físico, técnica o táctica a entrenar tiene su momento óptimo de estímulo. Este período evolutivo de la persona en dónde las condiciones psicofísicas crean una mayor capacidad de entrenabilidad se denominan fases sensibles, y serán distintas según las edades biológicas (desarrollo individual) y cronológicas (años). Estos son períodos limitados de tiempo que terminan cuando el organismo no reacciona más sensiblemente (en forma óptima) a determinados estímulos.

Las cualidades físicas como la fuerza, velocidad, flexibilidad, etc.; también tendrán su momento más adecuado para profundizar en su estímulo:

El conocimiento de estos períodos de estimulación óptima serán fundamentales a la hora de planificar nuestro trabajo sobre todo en momentos del desarrollo en que el jugador tiene gran permeabilidad para el aprendizaje como ocurre en las divisiones inferiores; aunque no descartemos la evolución técnica que puede efectuarse a otro nivel en estadios maduros o el estímulo de las cualidades físicas en forma intensa por medio del juego.

Aquí resumiremos algunos items a tener en cuenta a la hora de organizar actividades para estimular lo físico, técnico o táctico en distintos estadios:
De los 6 a los 8 años:
• Edad ideal para alcanzar el dominio inicial global.
• Se posee manejo poco preciso de las actividades.
• El niño disfruta de los movimientos complicados.
• Se deben elegir ejercicios dirigidos a habilidades polideportivas pero de fútbol en particular.
• Tengamos en cuenta que a esta edad la alegría y el placer nunca deben dejarse de lado a la hora de elegir los juegos y ejercicios.

De los 8 a 10 años:
• Hay un manejo más preciso de las habilidades.
• Realizar todas las actividades técnicas con la pelota.
• Ir implementando ejercicios de mayor complejidad (fintas, obstáculos, adversarios, etc.).
• Mantener el juego siempre como eje principal de las actividades.
• Realizar muchas actividades en forma de juegos Reducidos, Pre – Deportivos o Deportivos con reglamentos que orienten al estímulo de la técnica individual en acción de juego (ej.: gol sólo con pierna izquierda, cara interna, etc.).

De 10 a 13 años:
• Mayor posibilidad de aprender, percibir y controlar conscientemente las situaciones del juego que en las etapas anteriores.
• Edad ideal para alcanzar el nivel de dominio avanzado.
• Deseos de llevar a cabo destrezas de mayor dificultad y enfrentar riesgos en el juego.
• El aumento de peso y talla puede volverlos más torpes y lentos.
• Incluir gran cantidad de juegos reducidos o pre-deportivos para estimular el empleo de técnicas en diferentes situaciones.

De 14 a 18 años:
• Tener un nivel de dominio estable de la técnica.
• Concluye el crecimiento corporal pero se necesita de mayor tiempo de entrenamiento para recuperar la capacidad de aprendizaje de la infancia.
• Se emplean ejercicios especiales y juegos con elevada dificultad, recordar que es común que algunas destrezas de gran dificultad se estabilicen recién en la adultez.
• Implementar juegos reducidos, pre-deportivos o deportivos, que estimulen los componentes técnicos y tácticos.

Recordemos que éstos items pueden variar según las condiciones naturales y capacidades de aprendizaje de los futbolistas Por esto creemos que lo más adecuado no es hablar de edades si no de estadios de aprendizaje.

Algunos autores como Junoy (1996) proponen distintos estadios dentro del aprendizaje por medio del juego:
1 – Aprendizaje de las reglas de juego básicas (lateral, foul, corner, etc.).
2 – Aprendizaje de la técnica individual y las reglas que influyen en su correcta aplicación.
3 – Aprendizaje de las técnicas y reglas de conjunto (construcción de juego, off-side, etc.).
4 – Aplicación de los gestos técnicos – tácticos individuales y colectivos.

Clasificaremos los trabajos Físico – Técnico – Tácticos dentro de las siguientes denominaciones:
• Trabajos de Técnica Individual Específica Aislada: Se trabajan durante la entrada en calor o en sesiones combinadas (20 min. mínimo, 90 minutos máximo aproximadamente), o en forma única en sesiones enteras en forma de entrenamientos específicos para estimular las cualidades técnicas. También pueden implementarse al final de la sesión bajo condiciones de fatiga, sobre todo en deportistas ya formados, pero aquí la finalidad principal será el estímulo de la técnica en condiciones de cansancio; imitando de esta manera lo que ocurre en situación de juego. Son ejercicios en que hay que asegurarse que la acción se repita muchas veces. Su intensidad en cuanto al estímulo de las cualidades físicas es mínima y lo más importante para su adecuada organización y aplicación será el preciso conocimiento de los momentos de estímulo (fases sensibles) de las destrezas coordinativas (pase y recepción, cabeceo, remate, asimilación de sistemas tácticos, distintas acciones de juego complejas combinadas, etc.) en concordancia con el desarrollo biológico y cronológico.
Por lo general en base a su intensidad se trabajarán en forma de estímulo físico en el área funcional Regenerativa o Subaeróbica de baja intensidad.

• Juegos Reducidos: 1 contra 1 a 4 contra 4. Entran en esta denominación las actividades en que a pesar de que se trabajen fundamentos del fútbol, se diferencian mucho de la práctica de juego en sí y son muy adaptables. Los hay desde que los jugadores no deben moverse demasiado (Ej.: “Ladrones de Pelotas”, “Tenis - Fútbol”, etc.) hasta los qué pueden imprimírsele gran ritmo (“Fútbol en 4 canchas”, “Partido 2 contra 2”, etc.). Se utilizan principalmente para trabajar los fundamentos técnicos específicos en acción de juego.
En relación a su capacidad de adaptación del espacio y las reglas, y de acuerdo a como se organicen, pueden estimular cualquiera de las áreas funcionales (Regenerativa, Subaeróbica, Superaeróbica o Vo2 máximo).

• Juegos Pre – Deportivos: 4 contra 4, 5 contra 5 o 6 contra 6. Por lo general son para trabajar los fundamentos técnicos integrándolos algo más con la táctica y movimientos en cancha de los jugadores en acciones de juego.
Éstas actividades, dependiendo de cómo estén construidas y sobre todo de las funciones de sus participantes, aunque no tan adaptables como las anteriores, tienden a funcionar en las áreas Subaeróbica y Superaeróbica; aunque según como se construyan pueden tocar otras áreas funcionales.

• Juegos Deportivos: Adaptaciones que se realizan en dimensiones de espacio de juego real (cancha de fútbol de 5, 7, 9 u 11 jugadores) con la cantidad de jugadores que intervienen; con variantes ordenadas de acuerdo a los fundamentos técnicos, físicos o tácticos que se desea estimular.
Éstas al igual que las anteriores, tienden a funcionar en las áreas Subaeróbica y Superaeróbica; aunque también dependerá sobre todo de la acción de juego.

Consideraciones a tener en cuenta en relación al estímulo de la resistencia por medio del juego:
• Recordemos que para poder enmarcarlos dentro de las correspondientes intensidades, debemos asegurarnos de realizarlos en forma continua durante el tiempo que nos marca cada área funcional, asegurándonos de utilizar las pausas adecuadas y de que la FC se mantenga en el índice de funcionalidad que marca la zona de estímulo durante todo el tiempo (salvo durante las pausas).
• Si lo que se quiere es mejorar estrictamente las capacidades técnicas o tácticas, lo correcto sería que la actividad se desarrollara dentro de las áreas Regenerativa o como mucho subaeróbica de baja intensidad.
• Puede citarse como excepción cuando se realizan juegos en que los futbolistas recorren distancias específicas a velocidades específicas y combinan con acciones de juego. Aquí fácilmente puede trabajarse en cualquier área funcional, incluso en tolerancia lactácida o velocidad aláctica; dependerá de cómo se construya el estímulo (Ej.: del tipo “Corner Gol”).

(Ej.: juego corner gol)

• La modificación de la regla, cantidad de jugadores participantes, espacio de juego y tipos y número de elementos a utilizar; serán variantes fundamentales que tendremos para estimular en forma cambiante según la finalidad específica de los trabajos las distintas capacidades físico, técnico o tácticas.


Por otra parte, recientes investigaciones realizadas con jugadores profesionales europeos de selección nacional han ratificado el uso de los juegos reducidos como estímulo válido para estimular el Vo2 máximo, siempre y cuando éstos estén adecuadamente construidos.

Visto esto, creemos nosotros que el juego pasa a constituirse en una herramienta importantísma para dotar de especificidad a los trabajos que se realizan con el objetivo principal de “construir” un mejor futbolista imitando situaciones de juego

Escribir comentario

Comentarios: 0