Bases Metodologicas del Entrenamiento Funcional y Neuromuscular del Futbol

Por Facundo Sánchez

 

1-El desarrollo de métodos modernos de entrenamiento del futbolista nos exige el conocimiento exacto de sus perfiles metabólicos, funcionales y neuromotrices específicos.

2-La intensidad de los esfuerzos esta regulada por la propia situación de juego y por su relación trabajo-pausa con un predominio de cargas que no superan los 10 a 20". (Intermitencias)

3-La resistencia específica debe respetar el contexto de alternancia de esfuerzos alácticos (altas intensidades) predominantes con alta restauración aeróbica y bajas tasas de lactato, con el objetivo de evitar las afectaciones producidas por la caída del pH muscular (Pérdida de la coordinación del gesto técnico específico).

4-La preparación muscular (Capacidades de Fuerza) del futbolista presenta un rol prioritario, por el desarrollo de la Fuerza máxima y explosiva, la potencia y la saltabilidad. (Alta velocidad de reclutamiento muscular, fuerza explosiva y alto control del modelo cinemático-técnico específico)

5-El objetivo específico es metabolizar mejor el lactato y no solamente aumentar su tolerancia; entendiendo que altas tasas de lactato muscular y sanguíneo no representan la realidad específica del Fútbol, lo que estaría representando cargas de niveles metabólicos muy por encima de los requerimientos de este deporte.

6-Esto exige una exacta valoración de la carga técnico-táctica y competitiva con el objetivo que esa carga especificidad motriz» esté sustentada por una realidad metabólica también específica.

7-El Entrenamiento Aeróbico de Base, debe sustentarse en una conceptualización específica, y de alta transferencia hacia las características metabólicas, cinemáticas y biomecánicas del deporte específico. Evitando en esta dirección el entrenamiento de muy larga duración y baja intensidad, que no estimulan la capacidad fundamental del juego.

8-No recurrir unilateral ni exclusivamente a cargas donde el control de la frecuencia cardíaca sea el determinante, como en los fondistas, en cuanto se desarrolla la componente lenta de la musculatura, siendo esto desventajoso para un futbolista que necesita en la aceleración una componente cualitativamente muy importante (Alta Potencia Anaeróbica Aláctica.)

9-Los sistemas de entrenamiento de la resistencia específica mejoran la eficiencia del futbolista, junto con su explosividad, aunque el mantenimiento de esta característica cualitativa en su máxima condición depende de la capacidad de recuperación y de la posibilidad de trabajar con altas potencias con niveles medios de lactato.

10-El Entrenamiento de la potencia aeróbica tiene como objetivo mejorar los costos aeróbicos de las carreras de alta intensidad, aumentar la velocidad de restitución de los fosfágenos y aumentar la velocidad de remoción del lactato.

11-La utilización de variaciones de los ejercicios competitivos, con mayor número de adversarios, o con número menor, con diferencias físicas, adversarios más rápidos o más lentos, variación en la amplitud de las dimensiones del terreno y de la duración del juego, son específicamente de alta transferencia. (Metodología en base a Juegos y Espacios Reducidos)

12-El futbolista debe ser motivado para estar siempre en movimiento, a baja velocidad, y debe ser obligado a una mayor intensidad del gesto técnico aumentado la precisión, la velocidad o la oposición de un adversario, pero todo esto en tiempos controlados y limitados. (Relación entre la Potencia Aeróbica y la Potencia y Capacidad Anaeróbica aláctica)

13-El erróneo manejo de las relaciones trabajo-pausa, la escasa Base Aeróbica específica, el abuso de cargas técnico-tácticas o competitivas y el no uso de cargas Regenerativas produce niveles de la forma deportiva muy inestables, donde las posibilidades de adaptación del futbolista se encuentran sobresolicitadas. (Fatiga, sobrentrenamiento, lesiones, etc.)

14-El abuso del entrenamiento de la resistencia a la velocidad, la capacidad láctica y la tolerancia al lactato generan, en el futbolista una preparación inespecífica y desestructurante desde el punto de vista coordinativo y motriz y de alto riesgo a lesionarse.

15-El impacto de adaptación metabólica y funcional debe surgir de la coordinación coherente entre los trabajos técnico-tácticos específicos y las cargas condicionales, en una correcta integración de la dinámica total del entrenamiento. (Unidad condicional y coordinativa)

16-El conjunto de estos elementos se asocia directamente a que el entrenamiento condicional de la resistencia, la fuerza o la velocidad esté al servicio exclusivo de la calidad técnica (individual y colectiva), o sea de las capacidades sensoperceptivas y coordinativas.

17-Los niveles de desarrollo de las distintas capacidades (funcionales o neuromusculares) estarán en dependencia directa de los sistemas tácticos y de la posición (especialidad) en el campo de cada futbolista (Perfil genético dominante).

18-Las relaciones en el manejo conjunto de las capacidades tienen un vínculo específico con la formación física de base y la historia de entrenamiento del futbolista, tanto a corto como a largo plazo. (Extrapolación metodológica directa.)

19-El entrenamiento aeróbico aumenta especialmente la capacidad enzimática aeróbica y el entrenamiento básicamente anaerobico aumenta la capacidad enzimática anaeróbica. En toda adaptación de entrenamiento puede determinarse no solo un efecto específico sino tambien local de la actividad enzimatica.

20-Cuanto mas desarrollado este el sistema de mitocondrias y sus enzimas responsables del metabolismo aerobico, mayor será la capacidad de recuperación del futbolista y su resistencia al cansancio. En las muchas y pequeñas pausas del futbol, el futbolista bien entrenado se recupera más rápidamente y de forma mas completa y tiene mas capacidad para efectuar arranques, cambios de ritmo y remates con mayor potencia.

Escribir comentario

Comentarios: 0